Séguenos por correo electrónico

sábado, 18 de abril de 2015

Microrrelatos: "A cada vuelta del tambor de la lavadora"




Os presentamos los microrrelatos que más han gustado al profesorado del centro.

Estos textos fueron realizados por los alumnos de 4 de ESO en clase de Lengua Castellana. Se trataba de contar una pequeña historia sugerente e ingeniosa a partir de la siguiente oración: "A cada vuelta del tambor de la lavadora..."






Recuerdos.
A cada vuelta del tambor de la lavadora la blusa blanca se teñía con el azul de los calcetines y el rojo del pijama; todos los colores del vestido floreado se difuminaban entre sí; mientras las mallas negras de deporte oscurecían el tono de su ropa interior. Cuando el ciclo de lavado terminó Samanta sacó de aquella caja metálica las prendas desteñidas y rompió a llorar recordando que, desde su matrimonio, Luis siempre se había encargado de hacer la colada.

Sheila Sanmartín.

A cada vuelta del tambor de la lavadora, a cada tic tac del reloj, a cada paso...todo me recordaba a aquel último pitido que nos separó para siempre.

Iván Baña.

La promesa.
A cada vuelta del tambor de la lavadora recordaba el brillo de los ojos de Zaida cuando le miraba.
  • Prométeme que te fijarás mucho en todo lo que veas y me lo contarás cuando vuelvas- le repetía la pequeña ilusionada.
  • Prometido- siempre le respondía.
Pero desde el momento en que se había subido en aquella patera, había comenzado a preguntarse si algún día podría cumplir su promesa. Con una lágrima corriendo por su mejilla pensó que a Zaida le habría encantado saber que había aprendido a poner la lavadora.

Lucía Castiñeiras.

A cada vuelta del tambor de la lavadora se escucha el golpeo de una de las cremalleras de la ropa que se está lavando. Se escucha, también, el ruido de los motores de los coches que entra por la ventana y el característico zumbido de la nevera cuando enfría en esta cálida mañana. Eso es lo que intenta explicarme mi madre intercambiando gestos con mi mano, en el desayuno, mientras me imagino lo magnífico que sería sentir esa sensación en mis oídos.

Juan José Freire.